Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

Europa / Reino Unido
 
 
ARQUITECTURA

Londres vuelve a innovar inaugurando el primer puente solar del mundo

Las placas solares ocupan 6.000 m2, toda la superficie del puente. El techo solar transforma la estación de Blackfriars en un nuevo icono de la ciudad.
 
Puente Blackfriars sobre el río Támesis

Puente Blackfriars sobre el río Támesis


Construido sobre un puente victoriano de 1885, la nueva estación sobre el Puente de Blackfiars se ha convertido en el nuevo icono y atracción turística de Londres. Literalmente, de los más de 100 puentes que cruzan el río Támesis, el Blackfiars será el puente que más deslumbre. Un total de 4.400 paneles solares cubren la superficie del puente de 6.000 m2. Una obra arquitectónica y de tecnológica punta que vuelve a posicionar la capital británica a la vanguardia de innovación.

Los ingenieros apuntan a que la estación fotovoltaica aportará la mitad de la energía que necesita la estación y que además reducirá la emisión de dióxido de carbono (CO2) en aproximadamente 511 toneladas por año. Las autoridades celebran así un proyecto que aúna avance tecnológico, sostenibilidad y diseño.

El director ejecutivo de Solarcentury, Derry Newman, aseguró que "este puente es el lugar ideal donde crear un nuevo icono, justo en el corazón de Londres. Formará parte del paisaje urbano de la ciudad y demostrará a la gente que la energía solar es un paso vital hacia el futuro de las energías limpias".

Puente Blackfriars, al fondo la Catedral de St Paul's

Puente Blackfriars y al fondo la Catedral de St Paul's


Accesibilidad y diseño


El puente victoriano de Blackfiars no era de los más populares de Londres, pero a partir de ahora será visita obligada y además, punto de conexión de trenes ya que la estación doblará las rutas norte-sur que cruzan Londres. Cada hora podrán circular hasta 24 trenes y ofrecer una accesibilidad óptima a enclaves turísticos como el Teatro The Globe y la galería de arte contemporáneo Tate Modern, ambos a orillas del Támesis.

La obra comenzó su construcción en octubre de 2011 y ha supuesto un coste de 9 millones de euros. Además de la compañía energética Solarcentury también han participado en el proyecto la compañía británica operadora de trenes 'First Capital Conect' y por supuesto 'Panasonic, fabricante de los paneles fotovoltaicos.
Alejandro Iriarte | 04 de Febrero de 2014