Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

Europa / Reino Unido
 
 
INFRAESTRUCTURAS

Londres planea crear una isla sobre el Támesis como aeropuerto para sustituir a Heathrow

Se barajan otras opciones como crear una isla artificial, ampliar Gatwick o una nueva pista para Heathrow.
 
Todos los aeropuertos de Londres están saturados, operan al 99% y el gobierno local de la capital inglesa esta barajando distintos proyectos para ampliar alguno de sus aeropuertos o crear uno nuevo y así ampliar su capacidad y oferta de pistas.


La última propuesta llama la atención, pues lo presentó un consorcio apoyado por el mismo alcalde: un mega-aeropuerto en una isla artificial sobre el Támesis, se llamaría el 'London Britannia Airport'. Un proyecto que se estima, podría costar unos 56.000 millones de euros y las obras durarían una década.

El aeropuerto tendría seis pistas y operaría las 24 horas sin molestar a los vecinos ya que se ubicaría en el río Támesis a 80 kilómetros al este de la capital. Esta opción ha sido respaldada por el alcalde, pues busca una respuesta rápida y eficaz al tráfico creciente en todos los aeropuertos de la capital.

Heathrow es el aeropuerto con mayor tráfico de Europa y tercero del mundo, tras Atlanta y Pekín. Un total de 72 millones de pasajeros anuales, representando también el 31% del total de Gran Bretaña. El alcalde defiende esta colosal megaconstrucción pues, no sólo supone un beneficio económico para Londres o el Reino Unido sino que repercutiría en la operatividad de escalas en este aeropuerto -ya importante punto de escala de América y Asia-.


Una repercusión sostenible


Según el alcalde Boris Johnson, Amsterdam, Francfort o el Charles de Gaulle de París se están beneficiando de esta falta de capacidad en todos los aeropuertos londinenses: "A medida que la economía mundial cambia y el poder global se desplaza al Este, las limitaciones de los aeropuertos de Londres son cada vez más visibles y cada vez más costosas".

Este proyecto dejaría Heathrow para construir un nuevo barrio para 300.000 personas en el oeste de la ciudad, y la llamada 'Isla de Boris' tendría también un objetivo beneficioso para los vecinos; "Lo más importante es que se evita sobrevolar zonas con densidad de población elevada de Londres y del sureste de Inglaterra, eliminando el ruido que ha fastidiado a millones de habitantes de la capital británica y de sus alrededores en los últimos 40 años".
Alejandro Iriarte | 19 de Diciembre de 2013