Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

Europa / Reino Unido
 
 
DESTINO REAL

Revive los escenarios de la boda entre Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton en Londres

Clarence House, The Mall, Buckingham Palace y la Abadía de Westminster, así como el Hotel Goring, donde la Princesa Catalina pasó su última noche de soltera, son los rincones principales de la boda del siglo que no te puedes perder.
 
Una vez celebrada la boda real entre el Príncipe Guillermo y Kate Middleton, que tuvo lugar el pasado 29 de abril, Londres ha vuelto a recuperar el pulso habitual. Si no pudiste visitar la ciudad en esos agitados días, nada mejor que viajar ahora a la capital británica para acercarse a los rincones más reales de la ciudad sin el agobio de los millones de personas que quisieron vivir en primera persona los fastos del enlace entre los duques de Cambridge.

Clarence House, el compromiso


La primera parada es Clarence House, residencia oficial del Príncipe Carlos, heredero de la Corona, que se encuentra en The Mall, y lugar en el que vivió el hijo de Lady Di. En este palacio fue donde se hizo oficial el compromiso entre los Príncipes Guillermo y Catalina y solo está abierto al público entre el 6 de agosto y el 4 de septiembre, aunque el exterior del edificio también posee un encanto digno de ver.

Revive los escenarios de la boda entre Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton en Londres

Siguiendo por la calle más regia de Londres, The Mall, aparece ante nuestros ojos el Palacio de Buckingham, residencia oficial de la familia real británica desde 1837. Lo primero que nos encontramos es el monumento en memoria a la Reina Victoria I del Reino Unido, que preside la plaza en la que se asienta la residencia de Isabel II.

Tras ella se alza Buckingham Palace, majestuosa construcción que puede visitarse entre el 23 de julio y el 3 de octubre para admirar los Salones de Estado y los esplendorosos jardines situados junto al Palacio. Lejos de estas fechas, Buckingham puede ser contemplado desde fuera, pudiendo observar con claridad el balcón desde el que Guillermo y Catalina y parte de la Familia Real saludaron tras la boda real. Además, desde mayo se puede disfrutar todos los días del espectáculo que supone el cambio de guardia, que ocurre cuando los soldados reales se toman el relevo acompañados de música y que congregan diariamente a cientos de personas.

Revive los escenarios de la boda entre Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton en Londres

No mucho más alejado se encuentra el Hotel Goring, donde la ahora duquesa de Cambridge pasó su última noche de soltera. Este centenario establecimiento de lujo se encuentra en el número 15 de Beeston Place, al sur del Palacio de Buckingham y por lo tanto muy cercano al resto de los rincones de la gran boda. Si lo que quieres es empaparte aún más de lo ocurrido el pasado 29 de abril, el Goring puede ser el lugar ideal para pernoctar, aunque los precios son bastantes prohibitivos, ya que las habitaciones oscilan entre 410 y 1.525 libras por noche.

La Abadía de Westminster, bodas, funerales y coronaciones reales


Finalmente, de visita ineludible es la Abadía de Westminster, el lugar donde Guillermo de Inglaterra y Catalina Middleton se convirtieron en marido y mujer ante 1.900 invitados y seguidos por televisión por millones de personas. Este templo es un escenario tradicional de la monarquía británica, ya que aquí se han celebrado desde coronaciones, como la que elevó al trono a Isabel II en 1952, bodas, como la que unió a la Reina Isabel y al Príncipe Felipe en 1947, y funerales, como los de la Reina Madre en 2002 y la multitudinaria despedida de la Princesa Diana en 1997.

Revive los escenarios de la boda entre Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton en Londres

El último capítulo de la Abadía lo compone esta boda, que ha hecho que las visitas a Westminster se hayan incrementado para admirar este monumento gótico casi milenario cuyo precio por entrar asciende a 16 libras (17,80 euros) y que bien merece una visita que complete este maravilloso periplo por los rincones de esta boda de ensueño.
Guillermo Álvarez Corrales | 03 de Mayo de 2011